Archivos de la categoría Opinion

El historiador frente a la economía.

Sin pensarlo y como venimos recreándonos en la historia de nuestra gesta independentista, uno de los grandes problemas además del hundimiento de la monarquía española y el desastre que supuso, fue el tema económico o lo que a día de hoy en el siglo XXI llamamos sistema financiero, porque es imprescindible darnos cuenta que el tema económico siempre ha afectado a la masa de la población, y sobre todo a las familias más desprotegidas, no olvidemos que tanto en la historia del siglo XIX, como en esta época Post Moderna la economía ha sido dirigida por las elites.
Elites que sin lugar a dudas han buscado beneficios particulares, incluso me atrevo a afirmar viendo lo sucesos de la historia como algo a lo que el hombre siempre ha tendido, y que ha dado como parto una sociedad cada vez más desvalida.
Esta política, la de la monarquía se hundió y produjo la independencia de los países Iberoamericano, llevó además a la ruina de la hacienda española. Carlos IV, llegado al trono en 1788, había heredado de su padre los costosos compromisos de su política internacional y unos recursos insuficientes para financiarlos: durante los veinte años de su reinado, hasta la crisis final de 1808, lo gastos del estado se duplicaron, mientras sus ingresos se mantenían estables.
Es decir que la cantidad de gastos de la corona hacen pensar en un trono endeudado, de hecho se recurrió a la venta en subasta de bienes de los hospitales y fundaciones que implicaban la donación de un capital, destinado a apoyar a los sectores desprotegidos de la sociedad, como huérfanos, viudas, doncellas sin dote y pobres, para ingresarlos en la Real caja de amortización de la deuda, es decir se extendía, gradualmente la deuda por medio de pagos periódicos.
Es importante observar esta crisis del Estado Español a partir de 1808, que originó una situación anómala y sin antecedentes en la que la legitimidad del poder establecido resultó, por primera vez, discutible. La independencia hispanoamericana es difícil de comprender si no se la inscribe en el marco de una referencia que es la Monarquía Española sumida en una crisis de legitimidad política1.
Esta situación anómala, arropa todas las esferas de la vida social, tanto del Estado Español, como por supuesto aquello que vivieron los habitantes de la gran Colombia, no olvidemos que nosotros venimos de esa historia, quizás a día de hoy en pleno siglo XXI, buscando una identidad, identidad cultural, identidad originaria que pueda conducir a los países hispanos hacia un desarrollo de sus pueblos, por otra parte sin olvidar que recibimos una herencia, o digamos un inicio de independencia un tanto complejo.
Ya hemos visto una de las aristas de una de las situaciones vividas en la compleja monarquía Española, “la económica” si nos fijamos detenidamente en nuestro siglo XXI ya palpamos como la situación económica nos arropa de tal modo que impiden la creación de un proyecto de vida, debido a la carencia de oportunidad efectivas de desarrollo de los talentos que tiene cada ser humano. Un ejemplo de la situación actual es el caso venezolano, la cantidad de emigrantes a distintos destinos, por un sistema económico colapsado, pero no sólo ha ocurrido en Venezuela por hacer un comentario de la actualidad, sino que ha ocurrido en varios países hispanos a lo largo de la historia sobre todo de nuestra historia contemporánea, aquella que empieza desde la gesta de independencia.
Es mi propósito seguir tratando detenidamente cada uno de estos temas, ya que como dice Confucio “El que desconoce la historia está condenado a repetirla”

1 Guillermo CÉSPEDES. La independencia de Iberoamerica. La lucha por la libertad de los pueblos. (Ayana. Madrid 1988) 11

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

La Patria es la herencia de los padres…

Cuando estuve en España, un compañero de estudios técnicos, mientras hablabamos durante el recreo fijó su posición respecto a que significaba para él su país, España.

Él es español de nacimiento con lo cual lo que dijo en ese momento aun lo recuerdo después de 10 años.”No me importa si vivo aqui o en otro lugar del mundo,solo me importa que me dejen hacer lo que quiero” en ese momento y hasta el día de hoy me pregunto; qué recibió en su adolescencia e infancia ese estudiante universitario español, para que le dé igual vivir en su país de nacimiento, su patria, o en cualquier otro lugar?

La respuesta aun no termino de encontrarla pero tiene que ver , seguramente , con lo que que define la palabra patria etimológicamente, es decir de donde viene esa palabra para saber que se quiere decir con ella.Patria en latin se entendía como  familia o clan > patris, tierra paterna.

De ahí que cuando cada vez menos personas quieren un país lo que se ha disuelto no es el amor a ese país o el lugar donde nació o adoptó para vivir sino que primero a debido desdibujarse el sentido primario de patria que es el de familia.

Ha habido y es persistente un sentido de interpretación de la realidad respecto de la familia según la cual familia es cualquier cosa o realidad a la que el ser humano le quiera llamar así.De esa manera para algún ser humano familia puede entendida como cualquier relación zoofilica o no,con cualquier animal, incluso en Japón ya se realizan bodas con uno mismo, eso ya es toda una faceta laboral para algunos en el país del sol naciente , pues aun para casarse con si mismos los interesados en ese asunto contratan casi todos los servicios que se suelen contratar en esos eventos sociales.

Pueden parecer extremosos los ejemplos sacados de la realidad , pero sin ninguna duda marcan una tendencia autodestructiva de la sociedad humana.De la cual no están exentas las familias, sostenedoras del sentido de patria como herencia de costumbres que generación tras generación mantiene a través de hábitos y prescripciones un estatus de orden que permite a la especie humana perdurar.

En este aspecto la redefinición de familia por parte del NWO (Nuevo Orden Mundial) a través de la toma, como un gran cambio y adelanto a la ideologia de genero o perspectiva de genero, terminará disolviendo el sentido en el que se basan los estados nación a través de la disolución del significado de familia.Pues una vez desdibujado el sentido de familia cualquier cosa cabe , pues el sentido de pertenencia se disuelve y desgobierna cuando no hay hábitos y costumbres que den sentido comunitario .Cuando ese sentido de comunidad cercana que aporta la familia desaparece, cualquier cosa que se presente como buena a nivel personal hace caer las preferencias de aporte a  la comunidad, que por otra parte ya eran debiles o inexistentes.Asi el Nuevo Orden Mundial habrá superado las barreras del sentido “patriótico” y cualquier directiva externa que reciba ese individuo será acatada sin ninguna resistencia pues  durante las precedentes generaciones se fue destruyendo el sentido de pertenencia que aporta la institución llamada familia y que conforma lo que se llama patria (de los padres).

¿La historia enseña?(Opinión)

Definitivamente la historia nos enseña, desde mi punto de vista ella está llena de acontecimientos y de hechos que conforman una realidad. Realidad de la que hemos de aprender para no cometer los mismos errores. Si esto es así, entonces podemos preguntarnos: Es la ¿historia un ciclo? ¿Qué después de cierto tiempo vuelve a repetirse nuevamente? ¿Realmente hemos avanzado? ¿Cuál debe ser la verdadera postura de un historiador ante la realidad del siglo XXI? Son tantas preguntas que pueden surgir y en la capacidad de respuesta que tengamos podemos avanzar, de allí la importancia del conocimiento.

No se trata de tener una enciclopedia en la cabeza, sino de desarrollar las facultades del saber que nos permitan crecer como personas. La gran labor del historiador es: no manipular o tergiversar los hechos por conveniencia o por ideologías, bien sean religiosas, políticas o culturales.

Es necesario escribir en estos términos porque nuestra historia reciente, sobre todo la historia de las gestas independentistas ha sido vulgarmente manipulada por muchos intereses, no puede quedar duda que la gesta de la independencia va ligada a una profunda crisis de la monarquía española de la que hoy tenemos herencia, porque cabe recordar que como bajo el imperio español fueron estas tierras de Latinoamérica descubiertas, es posible que si otros hubiesen sido los colonizadores otra historia sería, pero en cualquier caso es difícil de saber.

“El hundimiento de la monarquía española como gran potencia era ya en 1808 una realidad. La guerra de la Independencia agravó la situación, pero no fue la causa que la produjo. Contribuyó, sin embargo, a enmascarar el hecho de que la crisis nacía del fracaso del proyecto de los Borbones españoles, y dio pie a que, una vez acabada la contienda, se pensase que todos los males nacían de ella y se difiriesen las soluciones necesarias para enmendar un rumbo que había conducido al desastre.

Un desastre que tenía sus bases en el fracaso de la política internacional de la monarquía española, que se había arruinado en un vano intento de asumir un papel de gran potencia en medio de los enfrentamientos entre Francia y Gran Bretaña, ligando su suerte a la de Francia por una alianza “de familia” con los Borbones franceses, que se convertirían más tarde, tras el paréntesis de la guerra contra la Francia revolucionaria, en una relación de dependencia que acabaría convirtiendo al gobierno español en poco más que un satélite del imperio napoleónico”

En esa línea que dice mi amigo Villares, podemos atisbar y recrearnos en ese desastre que supuso para nuestros países, sobre todo los de la gran Colombia el hundimiento de la monarquía española como sistema político del cual en cierta manera dependían esos países incluso hasta después de la independencia e incluso hasta en nuestro siglo XXI por que me atrevo a afirmar que aún no tenemos una verdadera independencia en nuestros países, ya que cuando no fue la monarquía, fueron otros tipos de gobiernos, de una llamada democracia y cuando no fue la democracia, fue el comunismo y cuando no fue eso fue el socialismo, y cuando no, la lucha entre izquierdas y derechas, en fin cada uno ha defendido su élite como bien ha podido, sin importar mucho conseguir una identidad cultural e ignorando la cuestión fuerte, que es darnos cuenta que el progreso de nuestros países ha sido abortado. A eso le sumamos el desconocimiento generalizado de nuestra historia que nos lleva a no aprender de cada error para caminar hacia el progreso.

Es necesario dar la batalla de la educación y de la formación, pero real ,en libertad y no manipulada por intereses. Sé que es un camino arduo pero lleno de satisfacción.

 

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

Viaje en el tiempo, entre Colombia y Venezuela (Opinión)

Uno de los capítulos de la historia de Venezuela que quedara registrada como locura colectiva, es ésta de la época llamada Post Moderna.

Precisamente ahora en pleno siglo XXI con la tecnología avanzada al parecer retrocedemos en el tiempo, cual viaje al pasado. De hecho si tuviera en mis manos una máquina del tiempo me gozaría en regresar al pasado obviamente para cambiar el curso de algunas cosas, pero lo que más produciría en mi la risa es ver a esos personajes creyéndose los dueños del todo el mundo. Me reiría también de aquellos que siguiendo y gritando a voces iban realmente al desfiladero para caer el precipicio. No, no podría avisarles, ni alertarles nada, porque lo más seguro es que no me  iban creer aunque les hubiera dicho con una convicción de acero, que estaba regresando del futuro y tenía noticias de lo que iba a pasar. Desde luego sería muy interesante hacer ese juego con el tiempo.

En uno de mis recientes viajes, a la gran Colombia ,digo así la “la gran Colombia” porque era el sueño de algunos patriotas, sueños que por supuesto nunca supieron materializar, por los mismos vicios que en nuestro siglo XXI azotan a nuestros países latinos. Pues bien, en este viaje pude ver con gran locura la cantidad de compatriotas venezolanos en las calles, cual éxodo como si estuviéramos escribiendo la historia de una guerra mundial. Resulta conmovedor escuchar los testimonios de esas personas: ” bueno me tuve que venir, porque no se consigue trabajo” o “tengo dos niños y mi mujer se murió” o  o aquellos que llegan a punta de labia* en los autobuses, y te hacen comprar los caramelitos  con su frase “ayudenme con doscientos pesitos” para ti no es mucho pero para mi es de gran ayuda. De mismo modo resulta también de mal gusto ver a compatriotas venezolanos pidiendo en las plazas, en las terminales de transporte y donde puedan pedir.

Según cifras de migración de Colombia el número de venezolanos en Colombia se ha incrementado a un 38% en los últimos cuatro meses, es decir que hay un aumento exponencial, sin sumar a los que emigran todos los días de Venezuela hacia otros destinos. Ahora bien, la pregunta que todos nos hacemos. Por que huyen de Venezuela? país que en otrora era uno en donde se movían billetes. Qué pasó? Algo anda mal?. Sí llegó la era de la locura, donde las mentes perdieron en sentido, y dónde la gente huye para poder sobrevivir y para buscar una mejor calidad de vida.

Los sentimientos encontrados son fuertes, estar en otro país es estar como fuera de tu casa, y en muchas ocasiones la gente se va sin nada, No se si sera moda, No se si sera desesperación, lo cierto es que la emigración sigue creciendo sin parar. A mi modo de ver, en Venezuela se han perdido todas las batallas, empezando por la más importante que es la batalla de las ideas, se ha dejado una brecha muy grande en el campo intelectual y ha llegado la ignorancia que se ha comido todo a su paso. Cómo educador, se que la solución pasa por la educación, puede que sea un camino lento, pero seguro, así lo comprueba la historia.  Lo más importante es ser parte de la solución, y si hay salida para nuestra querida Venezuela.¿Cuanto tiempo nos llevará? Depende del tesón que pongamos y del amor que tengamos por ella.

*a punta de labia:Viajar pidiendo que lo lleven.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.