Archivos de la categoría Internacionales

Simón Bolívar-Logros- campañas y fin de sus días. (Opinión)

En Londres, Bolívar buscó a Francisco de Miranda para gestar el movimiento independentista. El 4 de julio de 1811 Bolívar pronunció un discurso en el que pidió que Venezuela se independizara de España. En 1812 a pesar de grandes esfuerzos, no logra evitar que la plaza de puerto cabello, de la cual era comandante, caiga en poder de las fuerzas realistas1.

Año en el que se promulga la  Constitución de Venezuela de 1811 (de nombre oficial: Constitución Federal para los Estados de Venezuela) fue la primera carta magna de Venezuela y de Iberoamérica, promulgada y redactada por Cristóbal Mendoza y Juan Germán Roscio, siendo sancionada por el Congreso Constituyente de 1811 en la ciudad de Caracas el día 21 de diciembre de 1811. Fue derrocada el 21 de julio de 1812 por la capitulación de Francisco de Miranda en San Mateo. La constitución tuvo una vigencia de siete meses exactos.

Bolívar, al año siguiente se convirtió en jefe indiscutido de la Segunda República, nacida de las ruinas de su antecesora. Pudo restaurar el régimen patriota venezolano y ascender a la dirección suprema, que no abandonaría nunca, gracias, no sólo a las dotes de guerrero que demostró a lo largo de la Campaña Admirable de 1813, que lo llevó de nuevo a Caracas, sino también al apoyo de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, cuyo territorio le sirvió de base para reconquistar Venezuela2.

 Pudo restaurar el régimen patriota venezolano y ascender a la dirección suprema, que no abandonaría nunca, gracias, no sólo a las dotes de guerrero que demostró a lo largo de la Campaña Admirable de 1813, que lo llevó de nuevo a Caracas, sino también al apoyo de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, cuyo territorio le sirvió de base para reconquistar Venezuela.3

El periodo que va de agosto de 1813 a julio de 1814, la Segunda República es en verdad el año terrible de la historia de Venezuela. La guerra hace furor, y los combates y las batallas indecisos, afortunados o perdidos, se suceden unos a otros con gran rapidez. A pesar de las victorias como la de Araure, la de Bocachica, o la primera batalla de Carabobo, y de resistencias tan heroicas como la del campo atrincherado de San Mateo y de la ciudad de Valencia, tanto Bolívar como el general Santiago Mariño(quien había libertado antes el oriente del país) se ven obligados a ceder ante el numero de adversarios, cuyo principal caudillo es el realista José Tomas Boves4.

A mediados de 1814, por consiguiente, Bolívar se encontraba otra vez en Nueva Granada, aunque no por mucho tiempo, ya que le incomodaban las luchas intestinas de los patriotas granadinos y preveía claramente que la desunión allanaría el camino al Pacificador Pablo Morillo.5

En Mayo de 1815, hallándose frente a Cartagena, Bolívar abandona el mando para evitar el estallido de la guerra civil.

Partió Bolívar a Antillas, donde redactó uno de sus documentos clásicos, la Carta de Jamaica de septiembre de 1815, en que con prosa de gran originalidad y lucidez analizó el pasado y futuro de la América Española y proclamó su fe inquebrantable en la victoria.6

Mientras que la derrota de Napoleón en Europa, y la llegada a Venezuela de un poderoso ejército español que manda el general Pablo Morillo, infunden nuevos ánimos a los partidarios de la causa realista, Bolívar se traslada a la República de Haití, en busca de recursos para continuar la lucha.7 Allí organizo la primera expedición que no fue del todo exitosa por el abandono de las de las fuerzas, lo que le hace nuevamente regresar a Haití para organizar la segunda expedición que llega a la Isla de Margarita a fines de año.

A comienzos de 1817 Bolívar se halla en Barcelona. Su objetivo es apoderarse de la provincia de Guyana, y hacer de ella la base para la liberación definitiva de Venezuela. En Julio la capital de aquella provincia, Angostura (Hoy ciudad Bolívar), es tomada por los patriotas. Se organiza de nuevo el Estado. Bolívar crea el consejo de estado, el consejo de Gobierno, el Consejo superior de Guerra, la alta corte de justicia, el tribunal del consulado, y se preocupa por establecer un periódico, llamado “correo del Orinoco”8

El segundo Congreso de Venezuela, convocado por Bolivar, se reúne en Angostura el 15 de febrero de 1819, ante el pronuncia un discurso que es uno de los documentos fundamentales de su ideario político. Le presenta también, un proyecto de constitución. Poco después emprende la campaña que habrá de libertar a la Nueva Granada. El ejercito tramonta los Andes por el paramo de Pisba, y tras los cruentos combates en julio de 1819, de Gameza y del Pantanamo de Vargas, obtiene el triunfo decisivo en la batalla de Boyacá, el 7 de agosto. Días después Bolívar entra en Bogotá. Dejando organizadas las provincias de la Nueva Granada bajo el mando del General Santander, el libertador regresa a Angostura, donde el congreso, a propuesta suya, expide la ley fundamental de la república de Colombia en diciembre de 1819. Este gran estado, creación del libertador, comprendía las actuales repúblicas de Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá.9 El 24 de junio de 1821, en la Sabana de Carabobo, Bolívar da una batalla que decide definitivamente la independencia de Venezuela, logrando eso vuelve su mirada a Ecuador.

En 1882 dos ejércitos patriotas tratan de liberar a Quito: Bolívar conduce el del Norte, y el general Antonio José de Sucre el del sur partiendo de Guayaquil. La acción de Bomboná dadas por Bolívar en Abril, quebranta la resistencia de los Pastusos, mientras que la batalla de Pichincha, ganada por Sucre el 24 de Mayo, liberta definitivamente al Ecuador, que queda integrado en la gran República de Colombia.10 En Quito Bolívar conoce a Manuel Sáez, el gran amor en los últimos años de su vida.

A mediados de 1823 Bolívar pone su mirada en Perú y en la situación Político- Militar y se da cuenta que se había deteriorado muchísimo, se da cuenta que anarquía que existía entre los patriotas y que estaba desintegrando la nación creciente, trato de reorganizar el ejercito, pero finalmente Lima cae en manos de los realistas, por eso el congreso del Pero antes de disolverse nombra a Bolívar dictador, con facultades ilimitadas para salvar al país. Aceptando tremenda responsabilidad Bolívar se pone manos a la obra y su fe y su genio operan el logro de vencen a las fuerzas realistas en el Perú, sellando la libertad americana el 9 de diciembre de 1824.

Pero el plan de libertador fracaso en el intento, no resultó viable en época de Bolívar la unión colombiana (o grancolombiana, como la bautizaron retrospectivamente los historiadores). Paradójicamente, el mayor escollo para la preservación de la unión fue la misma patria chica del Libertador, Caracas , que en última instancia no aceptaba supeditarse a la lejana y friolenta Bogotá.11 La desafección venezolana se hizo sentir por primera vez en la rebelión de Páez de 1826, que fue el primer reto político enfrentado por Bolívar al regresar del Perú.

Bolívar regresa a Caracas y logra restablecer la paz a comienzos de 1827. Sin embargo las fuerzas de disociación predominan sobre las tendencias aglutinadoras. Bolívar se distancia más y más, política y personalmente, del Vicepresidente Santander, hasta que sobreviene la ruptura total. El 4 de Julio de 1827 Bolívar sale por última vez de Caracas, se embarca en la Guaira, y por la vía de Cartagena llega a Bogotá. Allí ante el congreso, presta ante el congreso juramento como presidente de la República12.

Llegó a un arreglo con Páez, que no duró, y a fines de 1829 éste encabezaba un nuevo movimiento autonomista que desembocó en la separación de Venezuela y en la prohibición de que Bolívar volviera a territorio venezolano.

La Nueva Granada se convirtió así en la última morada del Libertador. Bolívar salió de Santa Fe de Bogotá el 8 de mayo de 1.830 a las 6 horas de una mañana lluviosa y triste con rumbo a Cartagena y sin saber a dónde iría después. Iba acompañado por un grupo de amigos y un pequeño destacamento militar para protegerlo.13

En el sitio de Cuatro Esquinas, donde empezaba el camino empedrado, Manuela Sáenz sola y a caballo esperó el paso de la comitiva y le hizo al General desde lejos un último adiós con la mano. Murió el 17 de diciembre de 1830 en Santa Marta, camino del exilio, que fue voluntario, por más que muchos granadinos hubiesen deseado que partiera.14

 Llegaron en la tarde a Santa Marta, lo bajaron del barco en silla de manos y lo alojaron en la casa de la Aduana. Don Joaquín de Mier recuerda “la criatura de pavor que desembarcaron en andas, apenas con un soplo de vida”, recuerda “su mano ardiente, su aliento arduo”. En los días siguientes se aliviaron algo la tos, el dolor en el pecho y el insomnio 15

Después se extinguió lentamente su vida, turbadas sus facultades mentales eran frecuentes el desvarío y los delirios y murió (algunos autores tienen otras hipótesis sobre la muerte de Bolivar tal es la del profesor Paul Auwaerter16) a la 1 de la tarde del día 17 de diciembre a los 47 años de edad, rodeado de su médico, sus amigos y su séquito de militares

1 Ibíd.

2 Bushnell, David (2016). Banrepcultural, red cultural del banco de la república en Colombia. Recuperado de: http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-16/simon-bolivar-una-sintesis-del-libertador

3 Ibíd.

4 Pérez Vila, op.cit., pág. 3

5 Bushnell, David , op.cit.

6 Ibíd.

7 Pérez Vila, op.cit., pág. 4

8 Ibíd.

9 Ibid.5

10 Ibid.

11 Bushnell, David , op.cit

12 Pérez Vila, op.cit., pág. 6

13 Garcia Ignacio-Gonzalez Gabriel. Revista de la Facultad de Medicina, Vol. 53, Núm. 2 (2005), recuperado de: https://revistas.unal.edu.co/index.php/revfacmed/rt/printerFriendly/43566/63678

14 Bushnell, David , op.cit

15 García Marquez, Gabriel: El general en su laberinto. 1ª Edición.. Editorial La Oveja Negra. Bogotá 1.989.

16 Paul Auwaerter: director clínico de la división de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de la Universidad de John Hopkins de los EU. El cual afirma que el libertador murió por un lento y progresivo envenenamiento por arsénico (arsenicosis), dicha sustancia se cree le fue administrado durante fue presidente de Perú (1824-1827). Esta hipótesis está basada en el hecho de que los síntomas presentados por el libertador al final de sus días son congruentes con la intoxicación crónica por arsénico por ingerir agua contaminada con dicha sustancia. El arsénico era una sustancia antiguamente de amplia utilización usualmente en pequeñas cantidades para curar algunas enfermedades como la depresión, sífilis, paludismo y problemas digestivo, se sabe que Bolívar sufría ataques recurrentes de colitis y paludismo por lo cual le habían suministrado arsénico como tratamiento en diversas ocasiones.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

Ventajas y desventajas de usar celular con doble chip.

 

Parte trasera de un típico celular con lugar para dos chips de trajeta SIM.

1-Los teléfonos con capacidad para instalar doble tarjeta SIM son siempre libres.

2-Permite tener dos numeros de telefono en un mismo celular (solo se puede usar uno a la vez).

3- Puede planificar el uso que le dará a cada linea con total libertad aprovechando las posibilidades que cada compañia brinda respecto a planes y disponibilidad de servicios en distintos lugares.

Desventajas:

1-La o las compañías prestadoras del servicio de telefonía no prestan ninguna ayuda en caso de avería total o parcial del movil.

2-En algunos casos raros puede haber problemas  de compatibilidad con las antenas de alguna compañía , que la empresa de celular no se hará cargo pues ellos no brindan ayuda en esos casos.

3-A  algunas personas se hace difícil imaginar las posibles ventajas del usar un celular doble SIM, porque siempre fueron clientes de la misma compañía y se sienten bien tratados por la empresa de celular.

En Argentina con solo tres compañías reales de telefonía celular no existe una competencia entre ellas.La compañia con mayor distribución de antenas en Argentina es Claro y la que mejor calidad calidad señal en cuanto a alcance es Movistar, la tercera  en disputa es Personal pero no brinda buena cobertura excepto en ciudades grandes.La compañia Movistar tiene una disputa legal con la administración de Macri por verse desplazada de negocios ante la preferencia del gobierno por favorecer capitales del grupo “Clarín”  al autorizar fusiones de empresas de comunicaciones que competirán con las aspiraciones comerciales de Movistar.En ese ámbito se desarrollan las comunicaciones en Argentina.La compañía nuestro en una OMV igual que tuenti , la primera es fruto de un consorcio de cooperativas y el segundo OMV (Operador Móvil Virtual) es un intento comercial de Movistar de llegar a una franja de usuarios con características de uso   bien definidas.Tuenti no funciona con sistema de pospago (factura) es todo por recargas de saldo de modo virtual , por internet.No tiene un sistema de atención telefónica , es todo por chat o correo electrónico.Y entre las ventajas que ofrece están una cantidad importante en cuanto a costo por Mb de internet.

 

Simón Bolívar III parte.(Opinion)

Regreso a Venezuela:

Luego que llegó a Caracas se retiró de los negocios políticos: meditaba en sus haciendas cómo debía darse el primer golpe a las autoridades reales; y aconsejaba a sus amigos mucho tino en los pasos que pudieran darse. Las medidas que turnaron las autoridades españolas para frustrar los conatos de revolución que se habían dejado trascender en Venezuela, después del ataque que intentó el General Miranda sobre Coro el año de 18061.

Las persecuciones que sufrieron varios individuos, de cuyas sospechas no estuvo exento el mismo Bolívar, le hacían fortalecer más su opinión de suspender todo acto revolucionario hasta que ya estuviesen las cosas arregladas así en Venezuela como en el Reino de la Nueva Granada2.

Cuando en 1807 Bolívar regresó a su país natal, era obvio que Miranda había fracasado. La ingenuidad de sus planes, su mala organización y ejecución, ocultaron a Miranda la estrella de todas las probabilidades de éxito, pero no puede ponerse mucho en duda que se atrajo la simpatía de una gran parte de la población y en especial de los jóvenes criollos3.

Bolívar se encontraba entre éstos. Aunque comprendió que la hora de la acción no había sonado todavía y que Miranda se había adelantado precipitadamente, respondiendo a informaciones falsas, un error táctico como el cometido por éste no podía paralizar los impulsos revolucionarios, que habían cobrado vigor durante su viaje por Europa4.

Mientras que en el otro lado del continente, en noviembre de 1807 Junot atacó Portugal y Napoleón5 declaró que la Casa de Braganza había perdido el trono. La familia real pudo salvarse huyendo a Brasil en un barco inglés. Practicada la ocupación, sólo quedaba arreglar el asunto de España. Las intenciones de Napoleon eran las de anexar a España al sistema continental.

De allí que La perdurable disensión existente en el palacio de Madrid permitió a Napoleón negociar con todas las partes. Fernando, sucesor al trono y querido por el pueblo, había intentado infructuosamente apoderarse del gobierno en 1807; y el rey, o mejor dicho, la reina y Godoy, acudieron a Napoleón para arreglar el asunto. El emperador se las ingenió para echarlos a un lado y bajo distintos pretextos comenzó a infiltrar sus tropas en el país. En este punto esperaba que la familia real huyese como los Braganzas, pero las cosas ocurrieron de otro modo. El pueblo español, en la creencia de que el ejército francés estaba en su territorio con el objeto de elevar al trono a Fernando, se alzó contra el monarca regente y su ministro. Mediante el levantamiento de Aranjuez, obligó a Carlos IV a abdicar en favor de Fernando6. Sin embargo, Napoleón no quedó satisfecho, y atrajo al joven rey a Bayona, en territorio francés, logrando así lo que realmente quería, la renuncia al trono español.

Los ineptos e ineficaces Borbones abdicaron el 5 de mayo de 1808 y Napoleón ordenó a su hermano José que reclamara su herencia7.

Llega así el 19 de abril de 1810. La junta establecida ese día nombra a Bolívar, en compañía de Luis López Méndez y de Andrés Bello, comisionado ante el gobierno británico. Cumplida su misión, Bolívar regresa a Londres a fines del mismo año8.

1 Mosquera, op. cit,. pág. 14

2 Ibíd.

3 Masur Gerhard, “Simón Bolívar”, pág. 87

4 Mosquera, op.cit., pág. 141

5 Napoleón I Bonaparte (AjaccioIsla de CórcegaFrancia15 de agosto de 1769 – Santa ElenaGran Bretaña5 de mayo de 1821) fue un militar y gobernante francés, general republicano durante la Revolución y el Directorio, artífice del golpe de Estado del 18 de brumario que lo convirtió en primer cónsul (Premier Cónsul) de la República el 11 de noviembre de 1799; cónsul vitalicio desde el 2 de agosto de 1802 hasta su proclamación como emperador de los franceses (Empereur des Français) el 18 de mayo de 1804, y fue coronado el 2 de diciembre; proclamado rey de Italia el 18 de marzo de 1805 y coronado el 26 de mayo. Ostentó ambos títulos hasta el 11 de abril de 1814 y, nuevamente, desde el 20 de marzo hasta el 22 de junio de 1815.

Durante un periodo de poco más de una década, tomó el control de casi toda Europa Occidental y Central mediante una serie de conquistas y alianzas, y solo tras su derrota en la batalla de las Naciones, cerca de Leipzig, en octubre de 1813, se vio obligado a abdicar unos meses más tarde. Regresó a Francia y al poder durante el breve periodo llamado los Cien Días y fue decisivamente derrotado en la batalla de Waterloo en Bélgica, el 18 de junio de 1815, cuando fue desterrado por los británicos en la isla de Santa Elena, donde falleció.

6 Gerhard, op.cit,. pág. 90

7 Ibíd. 90

8 Pérez Vila, op.cit., pág. 3

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

416 mil personas dijeron NO a la impunidad hacia el asesinato en el vientre materno (aborto provocado)

Las firmas fueron presentadas por tres personas identificadas como “sobrevivientes del aborto”. Se trata de María de la Paz Rodríguez Coronel, asistente geriátrica, hija adoptiva gestada tras una violación; Karina Etchepare, abogada, nació luego de que su madre fuese violada con 14 años; y Javier Walter, ingeniero, que nació de un embarazo no deseado y fue criado por una familia adoptiva.

Inicialmente se habló de casi 200 mil firmas. Sin embargo, Alejandro Geyer, organizador y coordinador de “Marcha por la Vida”, le confirmó a Infobae que recolectaron 417 mil rúbricas que se oponen al proyecto de aborto legal, seguro y gratuito que se trataría en la Cámara Baja el próximo 13 de junio.

“La cantidad de firmas que tenemos nos demuestra que estar en contra de la legalización es el sentir de la gran mayoría de los argentinos en todo el país”, expresó Walter. “En los próximos días estarán llegando miles de voluntades más que no las podemos tener por problemas logísticos”, agregó Etchepare.

La abogada también sostuvo que “frenar esta ley permitirá que miles y miles de bebés, como alguna vez fuimos nosotros, no mueran injustamente. Vulnerando el derecho más importante de todos: el derecho a la vida. Sabemos que los diputados y senadores tienen presiones y condicionamientos de diferentes sectores, y que a través de ellos nos quieren convencer de que la libertad y la protección de las mujeres consiste en eliminar sistemáticamente la vida de otros seres humanos. Indefensos, únicos e irrepetibles”.

“Las juntamos de distintas organizaciones Provida. Se ve que hubo una respuesta muy importante. Todas las firmas han sido controladas, intervinieron jueces y escribanos y fueron presentadas en las comisiones. Son las voluntades de miles de personas que están lejos y quieren expresarse. En pocos días llegarán unas 100 mil firmas más de otras provincias del interior”, explicó Geyer.

“No se debería despenalizar el aborto como no debería hacerse con el robo o un asesinato. Los médicos se han cansado de demostrar que la vida comienza en el mismo instante de la concepción. Lo que proponemos es que hay soluciones alternativas enormes para salvar las dos vidas. Mi pregunta es: llegamos a la semana 14, ¿en qué momento empieza la vida? ¿5 minutos antes o 5 minutos después”, agregó

Las organizaciones que recogieron las firmas estuvieron encabezadas por el pastor evangélico Alejandro Rodríguez y representantes de organizaciones próvida como Más Vida y Citizen Go y organizaciones independientes.  “Las firmas, que fueron recolectadas por muchas organizaciones a lo largo y a lo ancho del país, fueron llegando en el transcurso de la semana pasada, y hasta el día de ayer, y fueron compiladas en la sede de JUCUM (Juventud con una misión), quienes coordinaron desde un primer momento el trabajo de firmas” indicó Ayelén Alancay, vicepresidente de +Vida.

Sobre el final, el hombre del mástil alzó la bandera y entonó el himno argentino. El resto se sumó a su grito de forma automática. “Viva la patria”, gritó tres veces, las mismas que el “Viva” le respondió sus efusivas expresiones.

Rodríguez Coronel, en tanto, dijo a Infobae: “Estoy muy emocionada. Exponer el dolor que uno lleva adentro es muy difícil. Vengo a pedir que Argentina no sea el país de la muerte. Los diputados juran hacer cumplir las leyes y los derechos y se olvidan del primero: el derecho a la vida”.

“Quienes están a favor no saben lo que piden. Si vieran cómo sale el bebé vivo de sus pancitas… Yo defiendo lo que soy. Pase lo que pase vamos a seguir luchando. De las mujeres que mueren haciéndose aborto clandestino puedo decir que exponen su vida y la del bebé. Nadie les pone un arma en la cabeza para que vayan y aborten, entonces si no valoran la vida no tienen nada que decir”, manifestó la asistente geriátrica.

Cornelia Schmidt (Cambiemos), Carmen Polledo (Cambiemos) Gabriela Burgos (UCR),Jorge Enríquez (Cambiemos), Gisela Scaglia (Cambiemos), Marcela Campagnoli (CC), Carla Pitiot (Frente Renovador) y David Schlereth (Cambiemos), fueron algunos de los diputados que estuvieron presentes en la entrega de las firmas.

Simón Bolívar (Parte II)

Simón Bolívar:

Niño inteligente, disfrutó de una infancia privilegiada, pero cuando tenía nueve años de edad quedó huérfano de padre y madre, víctimas de la tuberculosis. En su niñez fue alumno de los ilustres Simón Rodríguez y Andrés Bello.

En julio de 1795, cuando cumplía 12 años, sufrió una crisis muy propia de la primera adolescencia: huyó del lado de su tío, para acogerse a la casa de su hermana María Antonia y de su marido, hacia quienes sentía mayor afinidad afectiva. A consecuencia de estos hechos, que pronto se arreglaron favorablemente, Simón Bolívar pasó algunos meses como interno en la casa de don Simón Rodríguez1, nacido también en Caracas, quien regentaba entonces la Escuela de primeras letras de la ciudad2. En 1799, viajó a España para completar su educación.

La vocación de Bolívar era el ejercicio de las armas. En enero de 1797, ingresó como cadete en el Batallón de Milicias de Blancos de los Valles de Aragua, del cual había sido Coronel años atrás su propio [5] padre. No tenía aún 14 años cumplidos. En julio del año siguiente, cuando fue ascendido a Subteniente, se anotaba en su hoja de servicios: «Valor: conocido; aplicación: sobresaliente»3.

De Simón Bolívar podemos decir que era antes que todo y sobre todo un gran poeta, un gran genio militar, un hombre de acción y de mando y un eminente orador.

A comienzos de 1799, viajó a España. En Madrid, bajo la dirección de sus tíos Esteban y Pedro Palacios y la rectoría moral e intelectual del sabio Marqués de Ustáriz, se entregó con pasión al estudio. Recibió allí la educación propia de un gentilhombre que se destinaba al mundo y al ejercicio de las armas: amplió sus conocimientos de historia, de literatura clásica y moderna, y de matemáticas, inició el estudio del francés, y aprendió también la esgrima y el baile, haciendo en todo rápidos progresos. La frecuentación de tertulias y salones pulió su espíritu, enriqueció su idioma, y le dio mayor aplomo4.

Matrimonio de Simón Bolívar:

Muy joven contrajo matrimonio en Madrid el 26 de Mayo de 1.802, con María Teresa del Toro, hija de adinerados caraqueños, se instalaron en su hacienda de San Mateo, cerca de Caracas. Ella murió en junio 20 de 1.803 de una enfermedad aguda que según algunos era “fiebres perniciosas”(paludismo?)5 y según otros fue fiebre amarilla6, Simón tenía 20 años.

Volvió a Europa y vivió varios años en París. En 1807 llevaba una vida bohemia y disipada; su salud desmejoró sensiblemente y se avanza la posibilidad de que fue entonces cuando contrajo la tuberculosis que se tornó evolutiva y fatal7.

1 Simón Rodríguez (1769-1854). Maestro y filósofo latinoamericano nacido en la ciudad de Caracas. Luego de un período cercano a treinta años en Europa decide volver a América para trabajar a favor de la causa emancipadora americana. Se conoce muy poco sobre su estancia europea. Por algunas referencias epistolares, sabemos que recorrió a pie Francia e Italia en la compañía de Bolívar. Llegados a la Roma, Bolívar decide retornar a América para luchar contra el poder español. Rodríguez permanece en Europa, allí recorre Alemania, Francia, Italia, Rusia e Inglaterra. Un dato interesante es que en todos los países que vive trabaja como maestro de escuela. Retorna al continente americano en 1823. Es convocado por Bolívar en 1824 para unirse al ejército libertador. Con las tropas del ejército emprende desde Perú un viaje hasta la actual Bolivia. De Bolivia emprende un viaje que lo llevará a Chile, Ecuador, Colombia y Perú. En todos estos viajes Rodríguez trabaja como maestro, intenta publicar sus escritos con distinta suerte y proclama la necesidad de una educación republicana para todos y todas. En 1854, cansado, olvidado y en la más angustiante pobreza muere en el pueblo peruano de Amotape. Sus restos descansan hoy en día en el Panteón Nacional de Venezuela, a los pies de su amigo Simón Bolívar.

2 Pérez Vila(2003) Simón Bolívar el Libertador(síntesis bibliográfica), pág. 2

3 Pérez Vila(2003) Simón Bolívar el Libertador(síntesis bibliográfica), pág. 3

4 Ibid

5 Lievano Aguirre, Indalecio: Bolívar. Imprenta del Ministerio de Educación de Venezuela. Caracas 1.974

6 Hagen, von Víctor W : Las cuatro estaciones de Manuela. Carlos Valencia Editores. Printer Colombiana. Bogotá 1.982. Traducción del original inglés: “The four seasons of Manuela. The love story of Manuela Sáenz and Simón Bolívar”. 1.952.

7 Cortejoso, Leopoldo (MD): Tuberculosos Célebres. Grandes personalidades forjadaspor la tuberculosis. 2ª.Edición. Editorial Mateu. Barcelona 1.958. pp 571-578.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

Factor religioso en la política de la sociedad americana (II parte) (Opinión)

La interpretación de estos autores (Clement Thibaud y María Teresa Calderón) parece especialmente válida para comprender la reacción de las gentes del común tanto a la crisis de la monarquía como a la posterior propuesta criolla, primero autonomista y después republicana. En efecto, el súbdito o miembro de una sociedad de Antiguo Régimen como la hispanoamericana tenía profundamente arraigado el hábito mental de la obediencia y lealtad que se debe al monarca, en cuanto delegado o vicario de la soberanía universal divina : así lo había oído una y otra vez de boca de sus curas y doctrineros. Obediencia y lealtad son dos categorías morales que remiten directamente a la conciencia del súbdito, de modo que la relación entre éste y el soberano se fundamenta en una concepción esencialmente religiosa-moral de la ordenación de las cosas. De ahí también que la rebeldía contra el soberano sea calificada como un delito de “lesa majestad civil”, equiparable al de apostasía o herejía (lesa majestad divina). Y en última instancia, la desaparición del rey, o más precisamente de la monarquía, dejaba a la comunidad sin su cabeza rectora y ordenadora “hundiendo a los hombres en la confusión, el furor y la guerra”.

En todo caso las gentes del sentido común no disponían de los registros proporcionados por la escolástica moderna castellana – y aún menos de las ideas de los novatores ilustrados- y por ellos la rebelión contra la monarquía les parecía un sacrilegio. De todo ello eran también muy concientes los propios criollos patriotas: en el Río de la Plata el Deán Gregorio Funes advertía el peligro que suponía el que la Junta bonaerense hubiera decidido ejecutar a las autoridades de Córdoba tras la toma de la cuidad por las tropas porteñas, decisión que llevaría a que la causa patriota “siendo tan justa iba a tomar desde este punto el carácter de atroz, y aún de sacrílega, en el concepto de unos pueblos acostumbrados a postrarse ante sus obispos”.

El respeto religioso hacia la autoridad queda también reflejado en una significativa anécdota que relata Alfonso Múnera a propósito de las maniobras de los regidores de Cartagena para movilizar a las gentes del común con el fin de lograr la deposición del gobernador Montes, en junio de 1810. Cuando el regidor García de Toledo se dirigió al mulato Pedro Romero, natural de Matanzas en Cuba, como persona de más influencia en el barrio artesano de Getsemaní exponiéndole el plan, de entrada a Romero “le pareció empresa imposible y la miro como a la cosa más extraña que pudiera intentarse contra un magistrado de su majestad”.

Esa visión católica y tradicional del orden político-social es la que recogen estas palabras del arzobispo de Charcas, el benedictino Benito María de Moxó, de 1813, refiriéndose a los vecinos de esa capital que habían apoyado a los argentinos:

Gente mal aconsejada ¿Por qué rompisteis los lazos de la unión y la concordia que te hacían feliz? Cuando obedecías a tus jefes y magistrados, cuando reposabas a la sombra de unas leyes justas, podías verdaderamente gloriarte de tu libertad e independencia; por el contrario, en el aciago día en que determinaste romper el yugo de la debida obediencia y subordinación, te hiciste esclava de unos caudillos que abusaron de tu sencillez y de su poca experiencia para tiranizarte”

La obediencia al orden establecido por Dios y la ley que dimana de ese orden, sustentado en la monarquía, era la fuente de la auténtica libertad, en una visión ascético-religiosa del orden político.

De ahí que también entre las gentes del común partidarias de la independencia perviviría el factor religioso como elemento fundamental sobre el que debe construirse y estructurarse el nuevo estado para que fuese verdaderamente legítimo.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

Factor religioso en la política de la sociedad americana (Parte I) (Opinión)

La importancia que se le puede atribuir a la cuestión religiosa en la independencia de América es fundamental para poder entender la cultura política que se iba gestando al inicio del siglo XIX. Cultura política que se mueve entre las elites, que tiene un fundamento jurídico y entre las gentes del común, a quienes se difundió esta cultura por el único medio que era posible hacerlo, y en su forma fácilmente comprensible, es decir, a través del discurso religioso-moral.

Así por ejemplo, Clement Thibaud y María Teresa Calderón afirman que “la fuerza del dogma católico en la mayor parte de sus hábitos mentales ofrece una clave fundamental” para comprender por qué los criollos “no podían comprender una soberanía estatal moderna”. Y en concreto se refieren a las categorías inherentes a esos “hábitos mentales” y supuestamente derivadas de lo que llaman “dogma católico”: por un lado, el concepto de maiestas, como categoría que precede la soberanía y del que esta depende, lo que implica una concepción jerárquica del orden social incompatible con el principio liberal del igualdad; y, por otro, la idea de que la comunidad social y política no está constituida por un conjunto de individuos autónomos, sino de cuerpos con sus propias leyes y derechos.

Los sujetos de la soberanía no serían las personas como individuos, sino en cuantos miembros de un cuerpo determinado, lo que explicaría, por ejemplo, que los primeros constituyentes americanos rechacen el sistema representativo por habitantes a favor de uno más tradicional, el de un diputado por provincia. Para estos autores, “la incapacidad o, por lo menos, la gran repugnancia de concebir una política secular, privada del fundamento religioso, es de hecho un rasgo común de todos los actores, sean modernos o tradicionales, patriotas o realistas, centralistas o federalistas”

Podemos imaginar perfectamente lo que significó para las naciones o sociedades americanas que estaban naciendo la cantidad de pre-juicios acerca de lo nuevo o de los cambios que estaban aproximándose, por otra parte cambios que estaban marcados por una convulsa crisis de la monarquía como lo hemos dicho a lo largo de estos artículos, crisis que afecto notablemente a la otra cara de la moneda como lo fueron las colonias que dependían de la corona. Todos esos sucesos en una sociedad entrelazada de diferentes estratos culturales es importante darse cuenta que todas esas cosas influyen y dieron pie a los movimientos políticos que se gestaron en los inicios del siglo XIX.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

Cinco mil venezolanos se van a Colombia cada día.

Con 5000 personas pasando a Colombia por día desde Venezuela, este país del caribe se ha convertido en un gran “exportador ” de ciudadanos venezolanos.Pero ¿porque se quieren ir de su país los venezolanos?.A eso y otros asuntos que motivan la emigración venezolana se refiere el periodista Gerardo Moreno de la Digital Radio Venezuela en dialogo con Vicente Miranda de yezugun.com.ar de Argentina.

CREACIÓN DE LAS JUNTAS AMERICANAS (II PARTE) (Opinión)

La creación de las juntas americanas, desde 1810, serían las grandes protagonistas de una especial alteración histórica e institucional que cerraría el siglo XVIII y abriría el siglo XIX dentro del ámbito de lo hispano y que a mi modo de ver muestra sus destellos en pleno siglo XXI, en una sociedad americana. La idea tan habitualmente manejada y propagada en España de que, ante la ausencia de monarca e instituciones de gobierno, debían ser los mismos pueblos quienes constituyeran poderes capaces de hacerse cargo de la tutela de la soberanía se trasladaba también a las provincias americanas. Si por voluntad de los pueblos en la península se habían formado juntas “independientes las unas de otras”, y también por voluntad expresa de las provincias se había formado una institución colectiva de representantes de todas ellas, la Junta Central, no cabía duda de su legitimidad para mandar en España en una situación extraordinaria como aquélla. “El hecho es indubitable y su autoridad no podía haber procedido de un origen más puro que del voto general de las provincias” afirmaba la doctrina política que circuló por Santiago de Chile en el verano de 1810.

Para las autoridades españolas la formación de estos primeros poderes autónomos en América eran actos ilegales, tumultuarios y de rebeldía, sin embargo para los que incentivaron y animaron la creación y formación de estas juntas, no podrían tener otro sentido que servir de inicio a un proceso de creación de una gran república independiente, sería este el argumento fuerte para la creación de la primera junta central; parece que no es, al menos varios autores desestiman esta idea, por ejemplo desde las páginas del Semanario de Caracas se explicaba precisamente que la junta creada en aquella capital no disputaba el derecho a una existencia política al margen de la monarquía, sino justamente el derecho a manejar de manera autónoma el depósito de soberanía que también allí, como en la península, se había constituido ante la crisis y ausencia del monarca.

Como podemos observar en la cara de la otra moneda, en América empiezan a surgir algún tipo de ordenamiento, pero sobre todo lo más importarte es la dirección hacia tipos de juntas, que abren pie a los procesos de independencia de los países hispanos.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.

CREACION DE LAS JUNTAS AMERICANAS (I PARTE) (Opinion)

Siguiendo un hilo lógico, el que tiene que ver con el descontento por las reformas borbónicas que en su origen pretendían darle vida a las colonias americanas (hecho que no sucedió), llegamos al hecho de la creación de juntas americanas que fueron organismos políticos que surgieron en las colonias que la monarquía absoluta española poseía en América en el siglo XIX a semejanza de la península frente a la crisis de la monarquía por las abdicaciones de Bayona de Fernando VII y la invasión del reino de España por Napoleón Bonaparte (1808).

Precisamente la idea era la del progreso, iniciando con las juntas, la modernización de sus países, todo en paralelo a la descomposición del viejo Imperio Español de trescientos años de subsistencia. Las Juntas Americanas, desde 1810, serían las grandes protagonistas de una especial alteración histórica e institucional que cerraría el siglo XVIII y abriría el siglo XIX dentro del ámbito de lo hispano.

Ante la noticia de la crisis provocada en la dinastía por la renuncias ilegales de Fernando VII y Carlos IV y en el reino por la ocupación militar francesa, las elites urbanas de la América española promovieron por tanto, la formación de cuerpos políticos autónomos a semejanza de los que habían formado las provincias europeas de la monarquía para oponerse a la implantación de la nueva dinastía.

Desde los momentos iniciales de esta crisis, sin embargo, se abrió un debate sobre el derecho que asistía a los territorios de aquel continente para participar en la revolución de las provincias de España formando también cuerpos políticos para gestionar la crisis.

Las elites criollas entendieron que la desaparición del rey alteraba radicalmente las condiciones de gobierno también en América, por mucho que en las provincias de España 

no hubiera presencia de tropas extranjeras. Es evidente que, respecto de la situación en la península, en las provincias de España, radicaba una diferencia esencial, pues, en primer lugar, en los territorios peninsulares no había un lugarteniente del rey de la categoría de los virreyes capitanes generales en América y, en segundo lugar, porque aquellas autoridades metropolitanas en América se cuidaron mucho de proceder a un reconocimiento de las nuevas autoridades napoleónicas.

De hecho, en la mayor parte de las capitales americanas que crearon juntas, o aquellas capitales que lo intentaron tenían como objeto de que se hicieran cargo del gobierno de aquellos territorios de América, todos los que podían formar cuerpos políticos provinciales.

Lo que si tenemos que tener claro es que la creación de la juntas americanas, es un antes y un después en la historia americana. Refleja la situación de crisis y las oportunidades nuevas van surgiendo a partir de las crisis, por lado es interesante observar el trabajo de las juntas americanas y su influencia a los gobernantes o figuras políticas que en ese momento histórico se movían en diferentes aguas.

Julio César López .

El autor es Colombiano por su familia  y Venezolano de nacimiento.Licenciado en Historia e Ingeniero Electromecánico por El Instituto Universitario de Tecnología de Puerto Cabello.